Las mejores rampas de aluminio para sillas de ruedas de 2021

Nuestro método
85 Opiniones de usuarios analizadas
30 Artículos evaluados
60 Preguntas de usuarios analizadas

Cuando tenemos que elegir una rampa para sortear obstáculos, para acondicionar un establecimiento, para una casa, o para cualquier otro tipo de emplazamiento, necesitamos elegir un modelo que nos asegure la máxima resistencia al paso del tiempo (y todavía tiene que ser más resistente en el caso de que sea colocada en el exterior porque la humedad o los cambios de temperatura la podrían llegar a estropear).

Por esto, las rampas de aluminio, suelen ser la mejor opción. El aluminio es un material de gran calidad, resistente y perfecto para el uso que le vayamos a dar.

En esta sección podrás encontrar diferentes modelos de rampas aluminio.

Descubre las mejores rampas de aluminio

Last update was on: mayo 5, 2021 12:39 pm

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de comprar rampas de aluminio para discapacitados

Ancho:  El ancho es uno de los primeros criterios a considerar en la compra de rampas material aluminio para sillas de ruedas. Se recomienda que, como mínimo, sea de unos 120cm. Por otra parte, si va a existir una circulación intensa de doble sentido, entonces deberíamos de elevar el ancho hasta alcanzar, por lo menos, un ancho de unos 180cm.

Resistencia: Cuando hablamos de resistencia, normalmente nos referimos al peso máximo que es capaz de soportar. Cuando se compran rampas material aluminio para discapacitados, es importante considerar el valor máximo asociado a cada uno de los modelos.

Piensa que algunas sillas eléctricas llegarán a los 100kg sin ni tan siquiera cargar con el usuario, por lo que también habrá que añadirle el peso de este. Si estamos hablando de una silla manual, habrá que sumar lo que pesa el minusválido, y el acompañante que la empuja.

En otras palabras, conviene no quedarse cortos para evitar accidentes.

Longitud: Cuanto más larga sea la rampa, mayor facilidad tendrá el minusválido de subirla. El objetivo en el que nos tenemos que centrar es en aprovechar el máximo el espacio disponible sin quedarnos cortos.

Aquí entra en juego la pendiente; un usuario con una silla normal y haciendo uso de su fuerza, tan solo podrá subir, con suerte, unas rampas de aluminio con una pendiente de un 10%; si es con ayuda, está pendiente podrá ser mayor; si es una silla eléctrica, la pendiente a subir dependerá de las características técnicas del dispositivo.

Para calcular la pendiente, lo que haremos será aplicar esta fórmula:

A * (100 / H) = m.

A = Altura del obstáculo.

H = Espacio libre.

M= Pendiente medida en %.

De esta forma, si hacemos los cálculos y nos aparece una pendiente demasiado elevada, convendrá hacerlos de nuevo para evitar instalar rampas aluminio que sean imposibles de transitar.

Tipos

Finalmente tendremos que determinar si lo que queremos es una rampa que esté fija, una que sea plegable, rampas telescópicas, de tipo umbral, enrollables, modulares…

También deberíamos leer la normativa vigente sobre rampas en edificios, en establecimientos o como adaptarlas en nuestra vivienda.

Mi nombre es Francisco y soy el sobrino de Iñigo, estoy actualmente estudiando la carrera de Farmacia y además me encargo de esta página web.

Ortopediaymas
Artículos sobre Rampas para minusvalidos